Renalinfo


  Síntomas

Síntomas
  

En general, los síntomas de insuficiencia renal son el resultado de una acumulación lenta de desechos en la sangre y la insuficiencia progresiva de las funciones regulatorias de los riñones.

Los líquidos en exceso se acumulan en el cuerpo porque la insuficiencia de los riñones no produce bastante orina. Esto puede dar origen a un estado conocido como edema. Este exceso de líquidos provoca síntomas como hinchazón alrededor de los ojos, en las manos, tobillos y pies. Si este líquido en exceso sigue acumulándose, ocurre una sobrecarga de líquidos. Los líquidos también pueden acumularse en los pulmones, provocando edema pulmonar.

Si usted tiene sobrecarga de líquidos, también aumentará su presión arterial porque su sangre contiene más agua de lo normal, lo cual aumenta la presión en sus vasos sanguíneos.

Cuando se dañan los riñones se hará más lenta la producción de la hormona eritropoyetina, lo que significa que el cuerpo no tendrá suficientes células sanguíneas rojas. Esto provoca anemia, una complicación común de la insuficiencia renal. Si no tenemos suficientes células sanguíneas rojas para llevar oxígeno a nuestro cuerpo, nos debilitamos, sentimos frío, nos sentimos cansados y con dificultad para respirar.

En vista de que los síntomas de la insuficiencia renal aparecen poco a poco, durante un tiempo muy prolongado, es muy fácil pasarlos por alto, o puede ser que pensemos que son respuestas normales al estrés y las actividades de la vida cotidiana, retardando el diagnóstico y tratamiento y aumentando el daño a los riñones.

Si usted experimenta alguno de los síntomas de insuficiencia renal que se mencionan a continuación, coméntelos con su doctor:

  • un sabor metálico u otro sabor extraño en su boca
  • cansancio
  • sensación de frío
  • dolores de cabeza
  • presión arterial alta
  • insomnio
  • prurito y resequedad de la piel
  • pérdida de apetito o náusea
  • dolor en la región lumbar en el área de los riñones
  • mala concentración, confusión, olvido
  • deficiente impulso sexual
  • piernas sin reposo o acalambradas
  • dificultad para respirar
  • hinchazón en manos, pies o cara, especialmente alrededor de los ojos (al levantarse)
  • alteraciones de la orina, como orina espumosa o sanguinolenta, más o menos orina de lo normal, o un cambio en la frecuencia de la micción.

Comencé a quejarme de un fuerte dolor de cabeza. Pensé que se debía al ritmo de vida, el estrés y mi trabajo. No creí necesario visitar al doctor. En cualquier caso, solo me pedirían que trabaje menos.” -Anita, Norway con diagnóstico de insuficiencia renal

1 de Mayo 2006


Siguiente: Causas   

Qué preguntar la asistencia sanitaria
Más
.......
Lectura adicional
Más
.......
 
Acerca de Baxter Política de Privacidad Términos y Condiciones Información de contacto
Baxter Healthcare