Renalinfo


  Pruebas (trasplante)

Pruebas (trasplante)
  

Para que un trasplante de riñón sea exitoso es muy importante que los tejidos del nuevo riñón sean muy similares a los del riñón original del paciente. Esto ayuda a impedir que el sistema de defensa natural del cuerpo rechace el trasplante.

Antes de poder encontrar un riñón adecuado, es necesario practicar a los pacientes algunas pruebas. Luego los resultados serán revisados contra los resultados de pruebas similares llevadas a cabo en un riñón disponible, o en una persona que considere la donación de un riñón para un paciente.

Pruebas antes del trasplante

  • Compatibilidad del grupo sanguíneo Una sencilla prueba de sangre determina a cuál de los cuatro grupos de sangre principales -A, B, AB u O-pertenece un paciente o donador.
  • Su sistema inmunitario atacará a un riñón de un grupo sanguíneo que no sea compatible con el suyo. A usted solo se le podrá dar un riñón para trasplante si su grupo sanguíneo es compatible con el del donador, como sigue:
Esta tabla muestra los grupos sanguíneos compatibles
Paciente Donador
Grupo A Grupo A u O
Grupo B Grupo B u O
Grupo AB Grupo A, B, AB u O
Grupo O Grupo O
Observe que el grupo sanguíneo O es compatible con los demás grupos
  • Compatibilidad del tipo de tejido
Es conveniente la compatibilidad del tipo de tejido de los donadores con el de los receptores. Cuanto mejor sea la compatibilidad, mayores las oportunidades de que el trasplante de riñón dure más tiempo. No obstante, no es primordial una compatibilidad perfecta.

El tipo de tejido se determina normalmente observando 6 proteínas diferentes en el cuerpo. Personas diferentes tienen distintas versiones de estas proteínas. El tipo de tejido se determina utilizando una prueba de sangre. Puesto que es mucho más numeroso el número de tipos de tejido posibles comparado con los grupos sanguíneos, las oportunidades de encontrar una compatibilidad perfecta es menor que con los grupos sanguíneos.

Es muy poco común poder encontrar una compatibilidad exacta del tipo de tejido entre el donador y paciente. Los médicos normalmente pensarán en hacer un trasplante si por lo menos la mitad de las proteínas en el tipo de tejido del donador coincide con las del receptor.

  • Pruebas para virus

Un candidato para un trasplante pasa por una serie de pruebas de sangre para revisar diferentes virus, como VIH, hepatitis B, hepatitis C y citomegalovirus. Estos virus pueden estar presentes e inactivos en el cuerpo del paciente, pero el trasplante y los medicamentos inmunosupresores podrían activarlos, causando enfermedad.

La prueba de VIH no se llevará a cabo sin el consentimiento del paciente. Un paciente que rechace cualquiera de las pruebas, incluido el VIH, puede no ser permitido para un trasplante. Si se encuentra uno de estos virus, los médicos todavía pueden permitir que el paciente tenga un trasplante, pero vigilarán en una forma particularmente cuidadosa al paciente.

Otras pruebas

Otras pruebas que pueden ser necesarias para que un paciente se encuentre en la lista de espera para un trasplante incluyen:

  • un electrocardiograma (ECG), un registro eléctrico del corazón
  • un ecocardiograma (eco), una imagen de las ondas de sonido del corazón
  • rayos X de tórax

A los pacientes con diabetes en ocasiones se les solicita una prueba de cateterismo cardiaco (imagen de rayos X especial del corazón).

Cuando se encuentra un riñón conveniente, serán necesarias otras dos pruebas antes de la operación:

  • Examen físico. El examen físico determinará el estado general de salud del paciente. Puede ser demasiado riesgoso para un paciente con resfriado tener el anestésico. A pacientes como estos se les enviará a casa y se les pondrá atrás en la lista de espera.
  • Compatibilidad cruzada. Esta es la prueba final que se ha de pasar antes de continuar con la operación de trasplante. Una compatibilidad cruzada es una prueba de sangre para comprobar que el paciente no tiene anticuerpos que reaccionen con el riñón del donador. La prueba se hace mezclando una muestra de la sangre del paciente con células de los ganglios linfáticos o bazo del donador. Si no hay reacción se procede a la operación. Si hay una reacción, la cual se conoce como compatibilidad cruzada positiva, el trasplante no puede continuar.
Pruebas después del trasplante después de un trasplante se realizarán pruebas regulares para asegurarse que el riñón está funcionando bien (estas son las mismas que las pruebas de sangre y orina descritas en la sección de prediálisis) y que usted tiene la cantidad correcta de medicamentos para evitar rechazo del riñón. Es posible probar los niveles de estos medicamentos con una sola muestra de sangre.

1 de Mayo 2006


Siguiente: Sin tratamiento   
 
Acerca de Baxter Política de Privacidad Términos y Condiciones Información de contacto
Baxter Healthcare